Solo se vive una vez, pero si se gestiona bien el tiempo, es suficiente.

Queridos lectores;

 

En la publicación de este mes y aprovechando que el mes de Agosto es un mes en el que probablemente muchos sigáis de vacaciones y atrás quedaron los momentos de estrés y de agobio; creo que es el momento y pensando en el regreso de las vacaciones de Septiembre, de hablar sobre cómo gestionamos nuestro tiempo y en que lo gestionamos.

 

Las personas vamos de un lado a otro haciendo miles de cosas, pero muchas veces no hacemos nada útil, vamos agobiados y estresados pero sin ocupar el tiempo en algo que merezca realmente la pena, en ocasiones en nosotros mismos. Si tú eres una de las personas que le gustaría ser más feliz, ir más tranquilo, disfrutar de las cosas buenas que tiene la vida (como dice la canción) y dedicarle tiempo a las cosas que realmente te gustan y son importantes para ti, espero que mi post pueda ayudarte, al menos esa es la intención con que lo escribí.

 

Para empezar; ¿me permites que hagamos un sencillo ejercicio?. ¿Sí?. Perfecto, toma papel y lápiz y escribe sin pensarlo demasiado: ¿cuáles son las tres cosas más importantes para ti en tu vida?. Y ahora a continuación escribe al lado de cada una de ellas, cuánto tiempo les dedicas a ellas al día.

 

En primer lugar, si te has parado en el anterior párrafo y fuiste en busca de papel y lápiz para escribir las tres cosas más importantes en tu vida y lo hiciste, ¡¡¡ enhorabuena !!!. Quiero que sepas que acabas de entrar, en el elegido grupo de las personas que dedican parte de su tiempo para reflexionar al respecto lo que es importante en sus vidas. La mayoría de las personas vamos como pollos sin cabeza y no tienen ni siquiera, tiempo para pensar que es lo verdaderamente importante en sus vidas y claro, así muchas veces nos va. La consecuencia de no parar, es que acaban desperdiciando el tiempo en cosas que no les aportan nada o como señalaba Steve Jobs trabajando para los sueños de otros.

 

 

El problema es que nunca nos paramos a pensar y a reflexionar sobre que estamos haciendo con nuestra vida. Sencillamente consumimos nuestros minutos de vida, repitiendo un día tras otro lo mismo, sin pararnos a reflexionar si realmente lo que estamos haciendo, merece la pena y si podemos hacer las cosas de una forma diferente. Así pues, de lo que se trata es de que seamos capaces de hacer ese “click” que nos permita detenernos y quizás y digo solo quizás, ya que depende de ti cambiar, todo aquello que no nos gusta.

 

Continuando con el ejercicio que te propuse; ¿qué has observado al señalar el tiempo que le dedicas a las cosas más importantes de tu vida?. Es probable que al responder hayas advertido cierta incoherencia, si no es así, ¡¡¡ doblemente enhorabuena !!!, eres único, mis más sinceras felicitaciones; pero si por el contrario eres una de las muchas personas que ahora mismo está pensando, que no dedica el tiempo suficiente a sus prioridades, te recomiendo que sigas leyendo, quizás descubras algunas pistas que te ayuden a mejorar tu tiempo, para dedicarlo en aquello que te gustaría.

 

Recuerda que solo se vive una vez, pero si se hace bien es suficiente y todavía estamos a tiempo de cambiar el final de la película sobre nuestras vidas.

 

Seguro que te pasa en que cada día es una odisea, vas de un sitio de aquí para allá cumpliendo cosas; al trabajo, a comprar, al banco, a la revisión del vehículo,…. etc. y ¿qué pasa con tu tiempo para hacer aquello que realmente quieres?. ¿Para cuándo?.

 

Aunque parezca mentira se puede siempre, la clave está en planificar bien y saber priorizar recordar lo que es importante de lo que es urgente  La Matriz de Covey, al respecto la organización del trabajo según urgencia e importancia es particularmente muy útil ya que nos ayuda a planificar, delegar,…en resumen a anticiparnos y que no nos pille el toro, ni acabemos desbordados. al respecto la organización del trabajo según urgencia e importancia

Es curioso pero muchas veces el error viene de confundir lo que es importante con lo que es urgente. Urgente es un concepto que está asociado a tiempo. La urgencia aumenta en función de la fecha límite de esa tarea y de su tamaño. Por el contrario una actividad Importante está asociada a unas ciertas consecuencias. La importancia de esta tarea aumenta cuando las consecuencias son mayores y las probabilidades de fracaso aumentan.

 

Una vez aclarado este punto nos encontramos con otra barrera y es que muchas veces las personas no modificamos nuestra rutina si no le vemos las orejas al lobo. ¿Qué harías distinto si mañana fuera tu último día?. El ser humano vemos que en muchas ocasiones solo reacciona cuando se encuentra con una situación extrema (un accidente, una enfermedad, una pérdida de un familiar, un divorcio,…) pero; ¿realmente es necesario llegar a ese momento, para detenernos y replantearnos nuestra filosofía de la vida?. Creo que no, que con unos minutos de reflexión diaria serían más que suficientes. Una propuesta interesante consiste en dedicar unos minutos al día antes de acostarte y al levantarte, al respecto cuales son las cosas importantes, tus objetivos diarios, tus metas y además visualizándote consiguiéndolos. De esta forma estas predisponiendo tu mente, para realizar las acciones encaminadas a conseguirlo.

 

Probablemente otra de las barreras en las que solemos caer es en la excusa de que “no tengo tiempo”. Sin embargo esta objeción se puede desmontar muy rápido; por favor contesta a esta pregunta; ¿De quién es el tiempo?. Efectivamente tuyo. Y para los más racionales veamos un simple ejemplo; si trabajas 10 horas y duermes 8, te quedan 6 horas al día (aproximadamente). Si multiplicamos por 7 días a la semana son 42 horas (el fin de semana serían más), que multiplicado por 52 semanas al año son 2.184 horas. Todos tenemos esas horas para hacer lo que queramos, ¿y tú en que las inviertes?. ¿Sigues pensando todavía que no tienes tiempo?.

 

También hay algunas leyes sobre la gestión del tiempo que me gustaría compartir con todos vosotros, ya que su conocimiento probablemente te ayudarán  a rentabilizar el mismo:

 

  • Todo trabajo se extiende indefinidamente hasta ocupar todo el tiempo disponible para su completa realización (Ley de Parkinson).
  • Toda actividad interrumpida es menos eficaz y consume más tiempo que si se realiza de forma continua (Ley de Carlson/Acosta).
  • El 20% de las actividades de una persona, contribuye al 80% de los resultados que obtiene (Ley Pareto).
  • Todo lleva más tiempo de lo que se pensaba al principio (Ley de Murphy).
  • Lo perfecto rara vez es rentable (Ley de Acosta).
  • Para una tarea corta siempre hay un minuto. Para una larga, nunca hay tiempo (Ley de Acosta).
  • El tiempo tiene una dimensión objetiva y una subjetiva o psicológica, que es función del interés sentido por la actividad ejercida (Ley de Fraisse).

 

Peter Druker decía que no hay nada más inútil que hacer muy bien aquello que no debería hacerse.

 

 

En cualquier caso si tuviera que resumir la importancia de aprovechar al máximo nuestro tiempo esa palabra sería PASIÓN. Pasión por todo lo que haces. Ahí está la clave, no se trata solo de cantidad sino de calidad. Yo recuerdo cuando era niño, que mi padre tenía que trabajar muchas horas para sacar a la familia adelante, pero el poco tiempo que me dedicaba cuando llegaba cansado físicamente del trabajo, siempre estaba en cuerpo y alma jugando con sus hijos. No olvidemos la importancia de la “calidad”, ya que si bien podemos conseguir más horas para nosotros, siguiendo alguno de los consejos anteriormente citados, la atención plena (mindfulness) es igualmente importante.

 

Si queremos tener mejores resultados en nuestras vidas, tendremos que trabajar sobre nuestros hábitos. Aristóteles ya explicaba la ley Causa y Efecto que venía a decir algo así como si quieres cambiar el efecto, actúa sobre la causa.

 

Por último no olvidemos que para cambiar un hábito hay tres pasos: querer, saber y hacer. Cuando la motivación es fuerte el esfuerzo se mantiene y cuando la motivación es débil tiramos la toalla a la primera de cambio. Y que hay más motivante, que hacer para encontrar el tiempo que necesitas, para hacer las tres cosas que más deseas y que mencionaste al principio del post. A qué esperas; ¡¡¡movilízate!!!

 

Es probable que muchas de las cosas que leíste en este post las conocieras, pero recuerda la diferencia está en HACER, en poner en práctica esas pequeñas ideas que te hagan disfrutar de tus pasiones. Te animo a que hagas, a que te esfuerces cada día por poner en práctica aunque solo sea una de las ideas de este post y luego me cuentes a mi dirección de correo electrónico; ¿te parece?.

 

¡Muchas gracias y hasta pronto!

También puedes leer:

1 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *