LA SUERTE.

En el artículo de este mes me gustaría hablaros sobre un tema que muchas veces escuchamos cuando estamos con otras personas y que incluso a veces lo compramos y es el tema de la suerte o más concretamente de la buena o mala suerte que cada uno tiene en su vida.

En este artículo me gustaría hablaros de la suerte no tanto de lo que sería un golpe de suerte, que puede sucederle a cualquiera en un momento determinado: por ejemplo ser el único acertante de la primitiva, lotería nacional, etc. Otra cosa es como luego gestione cada uno esa suerte puntual,  que por desgracia muchos no saben gestionar como así lo corroboran muchas estadísticas que señalan por ejemplo que el 70% de los ganadores de la lotería, termina empobreciéndose a los cinco años.

La suerte sin embargo desde un enfoque más profesional es algo diferente y es que a veces vemos que un compañero que asciende en la empresa, un vecino que consigue un trabajo bien remunerado, un amigo que abre su propio negocio y le va bien, un estudiante que aprueba con notas excelentes, etc. , solemos menospreciar su éxito y es entonces cuando utilizamos la conocida frase de que “ha tenido suerte” o incluso podemos regocijarnos en el victimismo e insatisfacción propia y decir que el compañero era un pelota, el vecino que tenía un enchufe, la suerte del principiante porque le va bien el negocio, o es que el examen seguro que era fácil, etc. En todas las contestaciones anteriores, estamos poniendo el foco fuera (victimas) pero no en nosotros mismos y nuestra responsabilidad en el resultado (protagonistas).

Os cuento esto porque creo que todos en algún momento, seguro que hemos pasado por una situación similar a esta. A mi particularmente me ocurrió hace ya algunos años,algo similar con un compañero que fue promocionado y el primer pensamiento que me vino a la cabeza fue que estaba cantado… era claro un enchufado!. Sin embargo hubo una frase que dijo al marcharse a las personas de su equipo y que de alguna manera quedó grabada en mi subconsciente: “La suerte amig@s hay que saber buscarla”. Solo con el paso del tiempo y después de algunos fracasos, llegué a comprender el significado de dicha expresión y el aprendizaje que se esconde detrás de tal afirmación. ¿Cuál es tu punto de vista al respecto?.

Mirar hace unos días, asistí a una charla y me acuerdo que uno de los ponentes señalaba que todavía hoy en día muchos padres veían con malos ojos, cuando no incluso castigaban a sus hijos, por equivocarse y cometer errores. El por el contrario le decía a su hija que se equivocara mucho, que lo hiciera cuanto antes y que aprendiera de esos errores lo más rápido que pudiera para evolucionar y mejorar rápidamente. Y esta es para mí una de las claves cuando hablamos de la suerte (buena). ¿Nos permitimos equivocarnos?. ¿Nos permitieron equivocarnos de pequeños?. ¿Qué creencia hemos dado como cierta a consecuencia de dicha experiencia?.

Otra circunstancia muy habitual también, en algunos profesionales que tienen miedo a equivocarse, es que quizás en algún momento lo intentaron y fracasaron, ese es el término que utilizan y como ya lo han vivido, no vuelven a intentarlo. Estas personas al margen de tener menor autoestima, sentirse fracasados y resultarles muy difícil emprender cualquier proyecto, tienen una mirada más limitada y ven el éxito de los demás como una cuestión de suerte. Suerte que por cierto ellos no tienen ni tendrán nunca, en sus propias palabras. Que duro y que dañino puede resultar para nosotros mismos como nos hablamos. Como nuestros pensamientos influyen en nuestro estado emocional y por consiguiente en nuestras acciones futuras.

Para aquellas personas que puedan sentir que forman parte de este grupo, les animo a que miren por ejemplo alguno de los videos que hay en internet sobre personas famosas y exitosas que también fracasaron en momentos puntuales de su vida y que al final acabaron consiguiendo el éxito o tener buena suerte según se mire.

“El fracaso es la oportunidad de comenzar de nuevo, con más inteligencia”. 

(Henry Ford)

Además hay una cuestión de probabilidad, todavía no conozco a nadie que todo lo que ha emprendido le haya funcionado a la primera y si lo conoces por favor preséntamelo. El error va a llegar, más tarde o temprano, por lo que cuantas más veces lo intentes mejor. Después del error la probabilidad de repetirse se reduce y las posibilidades de éxito se incrementan y por consiguiente con cada nuevo éxito conseguido el efecto del primer error se disipará en tu mente lentamente y por tanto la confianza en ti aumentará.

“La diferencia entre el éxito y el fracaso esta en no dejar de intentarlo”

Hay una imagen que particularmente representa esta última idea y es la del iceberg. La parte visible es la parte que todos ven, el éxito, la fama, los premios, incluso muchas veces la parte que también genera envidia, sin duda uno de los grandes males de la humanidad y de la sociedad que vivimos. Pero la parte que no es visible, la masa de hielo más grande bajo el agua, está constituida por el trabajo, el esfuerzo, la dedicación, el compromiso, el valor, el coraje, etc.

Es probable que después de haber leído mi artículo y llegar hasta aquí (enhorabuena) pienses que tú nunca vas a tener suerte, que ya lo has intentado en muchas ocasiones y que siempre te ha salido mal. ¿Pregúntate “nunca” vas a tener suerte? ¿Nunca?. ¿Cómo lo sabes? ¿Qué pruebas tangibles y que hechos tienes, de que volverás a fracasar?. ¿Y cuantas veces es “muchas ocasiones”?. ¿Son suficientes?. ¿Cuántas serían suficientes?. Probablemente estas preguntas y otras te ayudarán a reflexionar sobre tu creencia.

Por ultimo un pequeño consejo y es que si piensas que vas a fracasar o que no vas a tener buena suerte, mejor ni lo intentes. El éxito se gesta primero en tu mente y después en la realidad. Solo tienes que ver como por ejemplo en el mundo deportivo, muchos deportistas de élite que consiguen gestas que para cualquier humano resultarían imposibles, pero no para ellos porque se visualizaron alcanzando la gloria primero y luego claro está entrenando (nada es gratis). Ninguno de ellos sale a jugar con el pensamiento de que tiene un 50% de posibilidades de ganar y un 50% de posibilidades de perder, sencillamente salan a ganar y a dar lo mejor de sí mismos, viviendo y disfrutando ese momento único en sus vidas.

“Tenemos dos vidas: la segunda comienza cuando nos damos cuenta de que sólo tenemos una”.

(Confucio)

¿ Y tú como deseas vivir el resto de tu vida; con buena suerte o mala suerte?.

Un abrazo y nos vemos.

Javier Giménez Divieso acompaña a Profesionales, Empresas y Equipos a mejorar sus resultados, a través de la Formación, Mentoring y el Desarrollo Personal. Directivo senior con veinte años de experiencia en diferentes unidades de negocio nacionales, es además Formador, Mentor, Conferenciante, Coach Ejecutivo y Equipos certificado por ICF, acreditado con la CertificaciónInternacional TheSociety of NLP de EE.UU y el Dr. Richard Bandler, cocreador de la Programación Neurolingüística y con formación en Hipnosis Ericksoniana.

Asociaciones y Colaboraciones (ellos ya me conocen): Makro, Universidad Jaime I (Castellón), Universidad Miguel Hernández (Elche), Universidad de Alicante, Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Asociación Española Multisectorial de Microempresas (AEMME), Plataforma Unidos 8 Marzo, Centro Europeo de Empresas e Innovación Elche (CEEI Elche), Youth Business Spain e IOR Consulting entre otros.

Más información en www.blogcoachjgd.com.

También puedes leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *